Al más puro estilo Marilyn Monroe, los labios se visten con el atrevidísimo y femenino rojo. Pero, durante el día, cede el paso a tonos suaves y luminosos que van desde un ligero y untuoso brillo hasta un coral con pigmentos brillantes.
Esta temporada el color del amor, el rojo, junto con los tonos más vivos bañan la boca y la convierten en el centro de todas las miradas. "Si se desea un rojo más fresco, moderno y sofisticado es preferible sustituir la barra de labios por un "gloss" de color fresa", dice Junior Cedeño, maquillador oficial de Dior.
Los labios se olvidan de la inocencia de la tendencia "nude" y buscan destellos atractivos y sexys en texturas hidratantes. Los tonos coral, rosas, fucsias y guindas llegan para aportar luz y vida al maquillaje.
La firma "Guerlain" apuesta por un maquillaje suave, sensual, juvenil y chispeante y se atreve a combinar la paleta cromática rosa con el color de los melocotones. Para la noche reserva el rojo en todas sus versiones.
Yannick Vandry, maquillador internacional de Yves Saint Laurent, ha creado un "look" intenso y rotundo con el que celebra "la fuerza y la confianza que la mujer tiene en sí misma". Ilumina el rostro femenino sin temor alguno y despliega sobre la boca partículas naranjas y corales, una apuesta tan atrevida y luminosa como sensual y exótica.
Lo que está claro es que los maquilladores apuestan por las bocas elaboradas, lo que implica un ritual de maquillaje en el que no puede faltar "el perfilador, la base para fijar el colorido, la barra de labios, bien sea en versión brillo o mate, y un "gloss" con partículas que aporten volumen y luminosidad", explica Charo Palomo, maquilladora para Michel Meyer.
Para un resultado perfecto, Palomo "recomienda perfilar los labios con un lápiz de un color similar la barra que vayas a utilizar. Después, aplicar el color con un pincel para prolongar su duración. Si optas por rematar el "look" con un poco de "gloss", aconseja superponerlo, aplicando un poco de producto en el centro del labio inferior y extendiéndolo por ambos labios".




SENSIBLES Y VULNERABLES

Sensibles y vulnerables, los labios, con una estructura interna con gran capacidad de movimiento y contracción, poseen una infinidad de terminaciones nerviosas, sensitivas y táctiles cubiertas con una piel extremadamente fina, sin glándulas sebáceas ni melanina.
Para mantenerlos bonitos, sanos y atractivos, basta con utilizar un bálsamo hidratante y reparador todos los días, preferiblemente con protección solar. Si están expuestos a cambios climáticos o temperaturas muy bajas e incluso a los rayos solares, Felicidad Carrera "recomienda hidratarlos cada dos o tres horas".
Una vez a la semana, conviene exfoliarlos para evitar que se deshidraten y les salgan los antiestéticos pellejitos. "Lo ideal es optar por un exfoliador especifico de labios para eliminar las células muertas y así dejar su piel en óptimas condiciones para que los productos hidratantes sean más efectivos", explica la esteticista.
Antes de emplear cualquier producto, es importante tener los labios cuidados, hidratados
y libre de impurezas, lo ideal es frotar suavemente los labios con un cepillo de dientes para eliminar las pieles muertas y después aplicar hidratación", cuenta Miguel Ángel Álvarez, maquillador oficial de Max Factor.

LOS LABIOS DEFINEN EL ATRACTIVO

Un estudio realizado por la Universidad de Harvard y la firma de cosméticos Max Factor desvela que, "si se realza el volumen de los labios, se potencia el atractivo" y ha demostrado que, "si se incrementa su tamaño, se puede aumentar considerablemente el potencial físico de una persona".
"La boca es uno de los rasgos primordiales a la hora de determinar el poder de atracción. De hecho, los labios pueden aportar muchos más matices de los que la gente se imagina", afirma el doctor Moshe Bar, profesor de la Universidad de Harvard.
La sensualidad de los labios depende del contorno, el volumen, la luminosidad y la forma. El volumen es sinónimo de salud y vitalidad y "se percibe como un signo de buenos genes, íntimamente relacionado con un mayor potencial reproductor", mientras que el brillo y la luminosidad aumentan las posibilidades de "acaparar atención" y la forma ayuda a "potenciar del atractivo".
"Los contornos finos pueden sugerir inconscientemente una sensación de amenaza. Por el contrario, las siluetas voluminosas pueden hacer que alguien parezca más accesible y amigable", dice Bar.
"Si la forma de la sonrisa de una persona es agradable y bonita, seguramente parecerá más simpática, y por tanto, más atractiva. Los labios tienen a disminuir su tamaño cuando una persona está enfadada o se siente amenazada. Los labios finos y rectos restan atractivo", dice el doctor.