Followers

domingo, 9 de mayo de 2010

Ser mamá: el reto de vivir emocionalmente satisfecha







Ser madre puede ser lo más hermoso que te haya pasado, es un mundo que seguro no cambiarías por nada!!!!


pero que si eres sincera, también tiene sus momentos difíciles.

La relación madre-hijo es el inicio de la vida, los cimientos y la base de
todo ser, por lo que resulta de vital importancia que cada una de nosotras
conozca sus alcances.

Esto implica que el ser humano responderá a cada vivencia de acuerdo con lo inscrito,
grabado y programado desde un inicio, esto es, desde la relación
madre-hijo; ese nexo único, irrepetible e imborrable.

—ahora que soy madre—
vivir la experiencia en carne propia. Después de la llegada de mi hija a mi vida
entendí que todo se centra en esa relación cuando hablamos de emociones
y su conexión con el cuerpo: todo está grabado, el bebé responde
al vínculo materno a través de su tono muscular y emocional.

Se trata de encontrar esos ritmos que en realidad son uno, porque lo único
que este pequeño ser ha escuchado es el corazón de su madre, el ritmo
del cuerpo de su madre, sus alegrías, tristezas, enojos, silencios, y el
amor o desamor que ella pueda transmitirle desde el vientre.

Aún no comprendo el temor tan grande que les ocasiona a algunas mujeres
la maternidad, si ellas y su bebé responden a un mismo sistema
de control, pertenecen juntos. Más adelante en la vida se separarán y
cada uno será lo que está predispuesto a ser y tendrá su propia construcción
del “yo”.
Tal vez este temor provenga de la ignorancia, de la
falta de autoconocimiento, de no saber la importancia de ser la madre
de otro ser humano, de enfrentarse con una historia jamás tocada, de la relación con la propia madre, de un temor que viene de esa falta de aceptación en tu relación madre-hija.

Son muchos los aspectos que rodean el miedo a la maternidad, pero sea cual
sea tu experiencia, convertirte en madre es tu oportunidad, tu momento.
La vida que inicia, tus páginas en blanco, tú y tu bebé pueden escribir
juntos una nueva historia.

No hay pretextos o excusas para echarle
la culpa a tu madre o a tu padre, no es lo esencial en la construcción
de la relación con tu hijo. Estoy segura de que Dios te la da precisamente
para que vuelvas a empezar, para que tengas un inicio limpio
puro, sin ataduras con el pasado, sin temor a nada, porque el amor hacia un hijo es indescriptible.

Sólo tú, que ya lo has vivido, sabes de lo que hablo.



Éste es uno de los capítulos más importantes debido a que es el origen
de todo, el comienzo de un cambio sí así lo deseas. Es un punto de encuentro contigo misma, donde se determina la salud emocional de la relación con tu hijo, donde te encuentras en la encrucijada de lo que eres y lo que deseas ser, la fantasía de ti misma, tus expectativas sobre tu hijo y sobre el camino que quieres tomar.

Es de vital importancia sostener y criar a tu hijo desde lo más profundo de ti, desde tu expresión espontánea de la vida, desde tus anhelos, desde la confianza de saber que eres totalmente capaz y sabia para ser su apoyo emocional, y que en cada uno de los hijos que tengas te duplicas y construyes tu historia con los colores, pinceladas y tamaño de lienzo que decidas.

No se puede criar a un hijo a partir de un libro que dice lo que tienes
que hacer cada mes desde el punto de vista de un doctor, o según lo que opina tu madre.

Se hace desde el instinto natural para ser madre y desde la conexión única con tu bebé. Sólo tú sabes qué debes hacer, porque él mismo te va guiando por medio de gestos, llantos, miradas y sonrisas.

El mensaje es para que sepas que eres única, que el gran momento, el gran encuentro contigo ha llegado y que no hay ni un segundo que perder para disfrutar cada movimiento, sonido, llanto y caricia de tu pequeño.




El mensaje es para que, a través de estas palabras, veas lo que Dios te ha regalado y que su disfrute te lleve a amar a tu hijo más allá de todo entendimiento y te permita aceptarlo, admirarlo y nunca querer cambiarlo, porque eso también indicaría que deseas cambiarte a ti misma y que no te quieres tal como eres.

Esto último es uno de los trabajos más dolorosos y difíciles que he pasado en mi vida, pero ahora puedo decir que me conozco en muchos aspectos, me quiero y me admiro.
Acepto que tengo muchos defectos y he localizado el que más me ha dañado y que sólo yo podía controlar. Soy la dueña de ese sistema que me rige, y aunque proviene de la relación con mi madre, no importa, porque ya aprendí a perdonarla por todo aquello en que me lastimó, y que seguramente provenía de su escasa y pobre relación con sus propios padres y claro q agradesco las maravillas que me enseño, desde cuidar y proteger a mi familia hasta a dar un muy buen regaño. Se necesitaron muchos años, peleas, conflictos, dolor y lágrimas para entender que ella hizo lo que pudo y hasta más. Créanme, nunca pensé decirlo y menos escribirlo, pero le doy las gracias porque su dureza, frialdad e incomprensión de mi necesidad de ella me han permitido encontrar la fuerza para superar todo rencor, para conocerme y aprender a quererme sin importar si los otros lo hacen o no.
La vida va más allá de tratar de agradar a los demás; más bien debes agradarte a ti misma y así reflejar lo que está en tu corazón. Si en él se aloja el amor, esto sólo te traerá cosas buenas. Por eso insisto en que ser madre es el reto más grande, pero si lo entiendes, será la clave para vivir emocionalmente satisfecha. ¿Qué más podría pedirle a la vida después de haber conocido a un ser tan adorable como mi propia hija, que se formó y creció en mi vientre? Para mí la satisfacción emocional proviene de ahí cuando eres mujer y te conviertes en madre.
Cada día construyes algo hermoso al estar en convivencia con tu hijo o hijos, pues cada uno es un mundo, es tu historia, tu sangre, tu cuerpo y muchas otras cosas que tú misma, al leer esto, continuarás enlistando llena de pasión y amor a la vida.

Me gustaría compartir contigo lo que escribió mi Madre, sobre el amor:

-A medida que el niño crece, el significado de la palabra amor se modifica, o bien incorpora nuevos elementos:

- Amor significa existir, respirar y estar vivo, ser amado.

- Amor significa apetito. Aquí no hay preocupación alguna, sólo necesidad de satisfacción.

- Amor significa contacto afectuoso con la madre.

- Amor significa integración (por parte del niño) del objeto de la experiencia instintiva con la madre total o el contacto afectuoso; dar se relaciona con tomar.

- Amor significa reclamos respecto a la madre, mostrarse compulsivamente ávido, obligar a la madre a compensar las privaciones (inevitables) de las que ella es responsable.

-Amor significa cuidar de la madre (o de un objeto sustitutivo) tal como la madre cuidó al niño, lo cual presagia ya una actitud responsable adulta.

Es sumamente enriquecedor leer sobre el amor desde el punto de vista de una mujer tan llena de amor y experiencia como lo fue mi madre, pero también es imprescindible grabar estas palabras que te ayudan a esclarecer la relación con tu hijo y te hacen reflexionar sobre tus sentimientos y tu proceder con él. No cabe duda de que el conocimiento abre puertas cuya existencia ignorabas, y que en el mundo en que vivimos no es valorado ni tomado en cuenta: el amor instintivo y la sabiduría nata de una madre.

Pareciera que lo importante ahora es comprar cosas que, supuestamente, satisfacen las necesidades de nuestro bebé, llenar a nuestros hijos de actividades, competir por ver quién tiene el hijo más prodigioso, quién es la mejor vocal del salón, quién lleva el mejor show a la fiesta infantil, pero cuando nuestro hijo nos llama diciendo: “Mira, mamá, lo logré”, volteamos a verlo hasta después de oír varias veces su llamado, pues nuestra atención sigue enganchada al último chisme que la amiga nos estaba contando en ese preciso momento. El niño que no es mirado cuando desea comunicarse; que cuando requiere de tu acompañamiento, tu escucha y atención, no los encuentra, después de varios intentos fallidos simplemente dejará de buscar tu mirada y la de los demás y limitará su desarrollo y expresión espontánea de lo que piensa y siente.

Será un adulto temeroso de decir lo que piensa, porque puede ser criticado, ignorado o ridiculizado. Es necesario observarlos todo el tiempo, estar ahí mientras crecen y nunca dar por hecho que siempre nos querrán y aceptarán sólo porque somos sus padres. El compromiso va más allá de lo superficial y banal, viene desde el alma, de las entrañas, de tener totalmente claro que, al ser madre, tus hijos solicitarán de lo grande y valiosa que eres para construirse a sí mismos.

Nunca lo olvides o dejes de tomarlo en cuenta, ya que sólo de esta manera le darás sentido a esta etapa de tu vida.



FELIZ DIA DE LAS MADRES!!!






1 comentario:

  1. Hola xiquita tulip....... me encanto la idea de plasmar varios momentos, varias vivencias y muchisisimas emociones que existen por estos dias, recuerda siempre que tus quirrus siempre estara contigo, al igual que tu abue querida, y estamos por este lado de la trinchera apoyandote desde luego sigue asi

    Psyko_Juanjo

    ResponderEliminar

♥COMENTARIOS ENTACONADOS♥

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...